Planificación centralizada V/S Improvisación


Escrito por Manuel Sutherland

03.03.2010

El desarrollo productivo con la más alta tecnología en manos del proletariado agricola
El desarrollo productivo con la más alta tecnología en manos del proletariado agricola

¿Por qué fracasan las Cooperativas, EPS, empresas comunitarias, conucos y el trueque?

Planificación centralizada V/S Improvisación

Por: Manuel Sutherland*

En todas partes se nos aparecen burócratas que ayer eran furiosos socialdemócratas u oficiales represores, que de pronto se han hecho “socialistas” y esgrimen la necesidad de apoyar y financiar a la Pequeña Producción Mercantil (PPM).

Ellos insisten en destinar miles de millones de bolívares en proyectos que tercamente insisten en fracasar de manera estrepitosa. ¿Es la política correcta, financiar estos emprendimientos y destinar los recursos de muchos, para unos pocos? No.

¿Es la PPM revolucionaria? ¿El trueque es una opción “socialista”?

La PPM es la génesis del capital, es la forma de producción de mercancías primigenia. La PPM se presenta como una forma de producir mercancías a baja escala, con fines de lucro y de forma anárquica por el feroz desconocimiento del mercado que padecen.

Por tanto, las formas de producción e intercambio que englobamos en la PPM y que ejemplificamos en el título, pertenecen a la edad temprana del capital y no representan sino una pequeño-burguesa vuelta al pasado.

La propuesta de reactivar el trueque como forma solidaria del intercambio es lo más ridículamente reaccionario que se pudiera plantear. Aunque la más alta burocracia insista en tildar al “socialismo soviético” como jurásico, sería interesante plantearles que el Trueque se remonta a unos 15 mil años en la historia.

Es decir, su nivel retrógrado es tan alto que haría ver una propuesta tan sencilla y vetusta como el dinero, como una expresión revolucionaria.

El trueque es un intercambio de valores de uso no consumidos inmediatamente, es un canje de sobrantes en una cosecha o en una caza o pesca abundante. El trueque es por naturaleza episódico y se resuelve con casuales asignaciones de valor a los productos que le sobraron a una tribu por los productos que le sobraron a otra tribu vecina.

Además, los intentos de trueques no son tales. Si Venezuela manda Petróleo y recibe cambures, allí no hay trueque, debido a que ambas mercancías cambiadas se han producido de manera capitalista, es decir, para la venta, con estructuras contables que reflejan flujos de capital y explotación. Igualmente, los niveles de intercambio se fijan de acuerdo a precios de mercado. Entre las comunidades de la actualidad tampoco hay trueque, debido a que cada una de ellas, recibe dinero del estado y produce bajo una forma en la cual se toma en cuenta el valor de la mercancía, es decir, sus costos y posible beneficio.

¿Por qué fracasa la PPM y para qué las siguen ayudando?

La PPM es en todas las ramas de la producción terriblemente ineficiente (derrocha recursos, no los utiliza óptimamente), ineficaz (produce menos en más tiempo) y empeora las condiciones de trabajo (al no tener tecnología de punta se tiende a tener que trabajar más para obtener mucho menos).

La PPM no es competitiva, produce en escala muy pequeña. Es decir, es más barato (por unidad) producir 1 millón de cervezas en un fábrica, que 10 mil en 40 empresas pequeñas.

La PPM reproduce la anarquía en la producción, se muestra incapaz de asumir la posibilidad de cubrir las grandes necesidades sociales, suplir la importación y garantizar la soberanía alimentaria. Por todo lo anterior el destino probable de los préstamos que se otorgan gubernamentalmente con la cartera de Venezuela, se constituyen como un mecanismo de desarrollar pequeña-burguesía.

Visto lo anterior, es vital abandonar cualquier apoyo a estas políticas hippie, buhoneriles y regresivas que nos enseñan que se puede desarrollar al país con PPM. Esas políticas son una ruina y lo serán siempre, no por la deshonestidad de los pequeños empresarios, sino por las condiciones de mercado que obligan a las empresas a ser cada vez más grandes en capital, por ello las fusiones y las adquisiciones de unas por otras.

No queda más que construir un gran proletariado agrícola y empezar a hacer una planificación centralizada nacional, que con la más alta tecnología y en manos de la Clase trabajadora, dirija un proceso de producción que permita resolver las grandes necesidades sociales y aproveche las economías a escala para producir más y más barato. Pero para que ello ocurra hace falta la revolución socialista que insisten en negar los anticomunistas truequeros.

*Coordinador de Formación de la Asociación Latinoamericana de Economía Marxista (ALEM)

Fonte: http://www.pcv-venezuela.org/index.php?option=com_content&task=view&id=6464&Itemid=121

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s